Coronavirus, pandemia mundial, crisis económica, paro. Las noticias de las últimas semanas han dejado a las empresas primero atónitas, después bloqueadas durante el estado de alarma y, sobre todo, llenas de dudas sobre lo que vendrá.

Desde Artesap, hemos asistido a todo tipo de reacciones. Algunos de nuestros clientes han sufrido roturas de stock, otros, un parón que les ha enseñado importantes lecciones, pero en general, salvo los que no han podido continuar con su actividad empresarial, todos están trabajando gracias a haber hecho los deberes sobre transformación digital a tiempo.

De todas ellas y de nuestra experiencia en transformación digital e implementaciones de software de gestión hemos aprendido muchas cosas que queremos compartir hoy contigo, así como lo que puedes hacer cuando pase la emergencia sanitaria.

Lecciones sobre transformación digital aprendidas

El impacto a medio-largo plazo de la pandemia mundial es todavía una incógnita que solo hemos empezado a vislumbrar. A principios de año, para la gran mayoría de las empresas, las perspectivas de transformación digital eran extremadamente positivas, con inversiones y presupuestos que auguraban que acercarían a las empresas a sus clientes y proveedores.

A medida que el COVID-19 se apoderaba de nuestro día a día, las empresas se centraron en la salud y seguridad de sus empleados, así como en la gestión de los recursos disponibles y la estabilidad comercial.

Algunas empresas han sufrido más que otras, eso está claro, pero todas ellas han podido comprender ciertas realidades que se pueden convertir en acciones post pandemia.

Quien tiene la mejor tecnología, gana

Aunque la crisis sanitaria que estamos viviendo está afectando a las empresas de forma desigual, aquellos que tienen capacidad tecnológica para responder han salido reforzadas.

Lo hemos visto en los que han podido escalar su producción o reconvertirse para adaptarse a la demanda. Les ha permitido afrontar mejor la crisis y además, beneficiarse económicamente.

Los procesos de gestión integrados ayudan a mantener las empresas a flote

Otra de las realidades a las que estamos asistiendo es que aquellas empresas que tienen procesos de gestión más integrados y automatizados y con una menor intervención humana, pueden seguir realizando su actividad aunque se reduzca drásticamente la movilidad de las personas. 

Un buen ejemplo de esta circunstancia son empresas gráficas que han podido seguir atendiendo a sus clientes con pedidos procesados sin necesidad de personal interno. Una ventaja que ha hecho posible la tecnología en la que han invertido en la última década y que ha demostrado, aquí y ahora, ser la acertada.

La capacidad de procesamiento es capacidad de crecimiento

El tercero de los hitos al que hemos asistido estas semanas es que algunos sectores, como el alimentario o el farmacéutico, han asistido a un importante incremento de la demanda. 

¿Es posible que una crisis como la que estamos viviendo sea una oportunidad de ventas? Sí, es posible, y tener un sistema con capacidad de procesamiento significa capacidad de crecimiento, en pedidos y en procesos, sin necesidad de utilizar personal adicional.

De hecho, en estas semanas hemos confirmado una sorprendente verdad que ya sabíamos, pero de la que no teníamos una constancia tan evidente: una gran cantidad de empresas no tiene automatizados procesos de almacenamiento con pdas, lecturas por radiofrecuencias, simples aplicaciones de movilidad para los comerciales o para entregas de mercancías. Incluso cosas más sencillas, como acceso a los sistemas desde un navegador para evitar desplazamientos innecesarios o, simplemente, no permitidos.

Menos procesos manuales, más eficiencia

Si en tiempos pre-virus los plazos de entrega eran exigentes, espera a ver un estado de alarma. Lo que era “para ayer” se convierte automáticamente en “para antes de ayer”.

Otra de las tendencias que hemos observado en estas semanas es que eliminar procesos manuales en los procesos de compras y ventas en las empresas significa una mejor integración con proveedores y clientes. Se puede articular de muchas formas, como por ejemplo, a través de EDI o integraciones directas mediante APIs o webservices, eliminando la necesidad de procesamiento manual.

Cloud es acceso, acceso es libertad

La última de las tendencias de transformación digital que se puede convertir en una acción post pandemia es la de disfrutar y ofrecer servicios en la nube.

Lo local tiene sus ventajas, pero no deja de ser ineficaz en una situación como la que estamos viviendo.

De hecho, Artesap ha podido comprobar la eficacia de ofrecer soporte SAP Business One remoto, desde nuestra propia web donde estás leyendo esto, lo que nos ha permitido seguir trabajando para que ninguno de nuestros clientes se pare.

Si la pandemia del COVID-19 te ha pillado con tu proceso de transformación digital a la mitad o ni siquiera empezado, ahora es más evidente que nunca que no puedes esperar. Confía en un partner de SAP autorizado para hacer realidad tu proyecto.