No existe una forma única de integrar un ERP en ecommerce, aunque es evidente que se trata de una combinación ganadora. Si tu oficina mantiene el negocio en movimiento, con un software de gestión empresarial que ponga en marcha los flujos de trabajo adecuados, no hay motivo para que no se extienda hasta donde sucede la acción, en el escaparate que pones a disposición de los clientes.

Beneficios de la integración de ERP en ecommerce

Pero empecemos por el principio. Lo primero que debemos analizar son los beneficios de que se produzca esta integración entre un sistema ERP (enterprise resource planning) y un ecommerce para poder valorar si es una inversión que merece la pena en tu gestión comercial.

1. Ahorro de tiempo

En todos los negocios hay tareas que se realizan a mano. Sea la recogida de datos de los clientes, la actualización de precios o el procesamiento de los pedidos, la realidad es que estas tareas pueden hacerte perder un tiempo precioso.

Además, como todo lo que se realiza a mano, es posible que se cometan errores que pueden costarte dinero, incluso la reputación de tu empresa.

La solución a este problema es la automatización de tareas. Cuando se integran, un sistema de gestión y un comercio electrónico intercambian datos y evitan los errores humanos.

El tiempo empleado en esas tareas manuales puede ser destinado a tareas de alto, como en medición de indicadores de rendimiento que permitan mejoras en los canales de venta.

2. Centralización de datos

En un ecommerce, los datos se originan en múltiples fuentes.

Imagina que un cliente realiza un pedido. Como consecuencia, se activan varios procesos: se emite un albarán o comprobante de compra, se envía un correo electrónico de confirmación, se activa la pasarela de pago y se añaden los datos a una base de datos de clientes.

Y eso solo para empezar. Además, el pedido puede llegar al almacén, generar una orden de envío, eliminar la cantidad en el stock y, en caso de que los niveles de stock hayan disminuido, realizar un pedido al proveedor.

Todos estos procesos se desencadenan con un solo gesto y permiten que los datos necesarios fluyan sin problemas entre los departamentos necesarios: de ventas a finanzas y de ahí a logística e incluso a marketing.

3. Un ciclo de venta más corto

Un proceso de venta online consta de dos pasos. El primero tiene el centro en el consumidor, que avanza en el embudo de venta hasta que realiza una compra. El segundo tiene el centro en el producto, que se mueve desde su ubicación hasta que lo recibe el comprador.

Estos dos procesos pueden y deben funcionar juntos para lograr que el ciclo de venta sea lo más corto posible. Es decir, si el proceso de venta dura una eternidad nadie querrá volver a comprar.

4. Mejor experiencia de cliente

En línea con el beneficio anterior nos encontramos la experiencia de cliente.

Si los usuarios se sienten bien atendidos y valorados, querrán volver a comprar una y otra vez. Aquí destacan las respuestas personalizadas y una mejor experiencia de compra. Para lograrlo, necesitas acceso a los datos actualizados, así como de sus productos favoritos y la posibilidad de llegar a los clientes a través de diferentes canales de comunicación.

Gracias a un ERP integrado con un ecommerce podrás reaccionar a las demandas de los clientes con información actualizada en tiempo real, como por ejemplo, proporcionándoles la información de seguimiento que les permita estar informados en todo momento.

Una buena experiencia de cliente significa que los usuarios no sientan la barrera entre la compra física y la digital, algo a lo que muchos negocios se han tenido que acostumbrar en 2020. Si logras que la compra digital se parezca lo más posible a la compra física, habrás logrado una experiencia satisfactoria que redundará en un cliente más comprometido.

Características y módulos de las integraciones entre ERP y ecommerce

Como sin duda sabes, el software ERP cuenta con múltiples funcionalidades o módulos que les permiten adaptarse a todo tipo de empresas.

Sin embargo, hay algunas funciones más importantes que otras cuando se trata de empresas de base ecommerce. Aquí encontrarás algunas características o módulos que te permitirán sacar el máximo provecho a tu ERP.

CRM

Como hemos comentado, un servicio de calidad es importante en cualquier negocio, pero clave cuando se trata de un ecommerce.

Un software CRM o Customer Relationship Management puede ayudarte a atender a tus clientes actuales, así como a mejorar y cultivar las relaciones con los que todavía no son clientes tuyos.

Imagina que para conseguir contactos ofreces un descuento en tu tienda online. Esos contactos todavía no son clientes, pero mediante el envío de correos electrónicos con descuentos y promociones, puedes hacer que se decidan y se conviertan en clientes.

Como sin duda sabes, es mucho más caro conseguir un cliente que hacer que repita. Según un estudio de Forrester, puede ser hasta cinco veces más caro, lo que sin duda te pondrá sobre la pista de la importancia de cultivar clientes fieles. Los clientes son hoy en día más infieles que nunca y no puedes esperar que prueben tu producto y quieran ser clientes tuyos para siempre.

Finanzas

Al principio, a todos nos interesa vender. Es un principio básico y elemental. Sin embargo, a medida que el negocio coge fuerza y volumen, la rentabilidad se convierte en algo más y más importante.

Además, los datos financieros son claves para centralizar los procesos y desarrollar modelos de previsión eficaces para que puedas planificar los nuevos pedidos y anticipar plazos de entrega. 

También puedes utilizar la información financiera para seleccionar proveedores con los que trabajar y hacer un seguimiento de los clientes.

Como sin duda sabes, el módulo financiero es uno de los fijos en cualquier ERP, porque las finanzas saludables son la clave del crecimiento empresarial. 

La gestión del inventario

Al igual que las finanzas, la capacidad de gestionar el inventario es clave cuando se trata de la rentabilidad de un ecommerce. El volumen de ventas y la cantidad de productos disponibles es una de las principales diferencias entre un ecommerce saludable y un minorista con una tienda física.

En las tiendas físicas, se realizan frecuentes inventarios y el espacio es limitado. En un ecommerce, donde el espacio físico y el de venta están separados, la gestión del inventario es fundamental para no incurrir en ventas sin stock o con un stock que no tiene salida.  

Envío y distribución

Como alternativa al stock de productos, muchos ecommerce optan por vender productos online que luego solicitan a un proveedor para el que trabajan como intermediarios.

Sin embargo, que el producto no esté almacenado en tu empresa, no significa que no debas responsabilizarte del seguimiento y la entrega. Aquí es donde los flujos de entrega tienen sentido y donde debes asegurarte una integración entre ERP e ecommerce saludable y en la que confiar.

Si estás pensando en integrar un ERP en ecommerce, cuenta con nuestra experiencia como partners de SAP Business One.