5/5 - (1 voto)

La pandemia ha puesto en reto a todos y cada uno de los sectores económicos, poniendo de relieve que hay quien ha convertido los retos en oportunidades de crecimiento. Uno de ellos, con el sanitario, es el de las empresas farmacéuticas. Su capacidad estratégica para dar solución a esta crisis nos ha llevado a revisar el modelo de la distribución farmacéutica, a la que dedicamos hoy este artículo esencial del blog tecnológico de Artesap. 

La distribución farmacéutica, clave en el futuro del sector

Los indicadores acompañan la sensación popular de que el sector de salud ha disparado sus cifras este año. Geles y mascarillas han aumentado en demanda hasta provocar roturas de stock, junto con la aparición de servicios largamente acariciados pero nunca totalmente implementados como la telemedicina.

Además, la llegada de las ansiadas vacunas, en las que todos somos ya expertos, deja patente que sin la distribución farmacéutica no hay sector sanitario que se sostenga.

De hecho, estos meses se habla más de cuándo y cómo llegan las vacunas que de cuándo se aprobarán nuevos medicamentos para paliar esta crisis sin precedentes.

Y no solo hablamos del sector farmacéutico, la industria farmacoquímica, donde se fabrican muchos de los productos como geles hidroalcohólicos, es también objeto de este boom.

De entre los muchos factores que se han revelado como esenciales en este entorno nos gustaría destacar dos: la gestión y el aprovechamiento eficiente de los datos que pueden convertirse en un una ventaja competitiva para el sector farmacéutico y químico, ahora y en el futuro inmediato. 

Cómo es la cadena de suministro en la industria farmacéutica

El mercado farmacéutico evoluciona rápidamente. A medida que los avances técnicos lo permiten, nuevos medicamentos y terapias novedosas complican la cadena de suministro que ha pasado de un modelo tradicional a estar cada día más cerca de la completa digitalización.

Un ejemplo claro de esta digitalización es la vacuna de la COVID-19, desarrollada, aprobada y testada en tiempo récord que, sin embargo, ha encontrado problemas importantes precisamente en las fases de producción y con los agentes responsables de la distribución de medicamentos. 

Al mismo tiempo, tenemos que destacar que junto a los avances técnicos y sanitarios el sector está sometido a un mayor escrutinio público, lo que complica los riesgos en la gestión y el cumplimiento de las normativas. Hoy más que nunca los usuarios finales, como reflejo de lo que está sucediendo en otros sectores, quieren saber el origen y el recorrido de los medicamentos que reciben, incluso, cuando la vida depende de ello. 

Sin embargo, a pesar de que se están haciendo considerables esfuerzos e inversiones para innovar, desarrollar y poner en el mercado medicamentos y productos químicos de forma más eficiente, solo se han hecho unos mínimos esfuerzos para reconfigurar la cadena de suministro. 

Los expertos coinciden en afirmar que la mayoría de las empresas farmacéuticas tienen cadenas de suministro complicadas, ineficientes, infrautilizadas y con lagunas serias en su equipamiento para tratar la introducción de nuevos productos, sean medicamentos o productos de venta libre.

Para comprender por completo cómo funciona la cadena de suministro en la industria farmacoquímica y cómo puede ser más eficiente gracias a un software de gestión empresarial, vamos a echar un vistazo a su funcionamiento general. 

Qué es la cadena de suministro en la industria farmacoquímica

En primer lugar, ¿qué es una cadena de suministro? Una cadena de suministro comienza con el desarrollo del producto y termina en el consumidor final.

Una empresa desarrolla productos y los traslada al mercado para conseguir beneficios. En una cadena de suministro intervienen múltiples factores, como organizacionales, operacionales y otros muchos que añaden valor con el objetivo de hacer llegar los productos al mercado más rápidamente, de forma más eficaz y aprovechando los datos generados en el proceso. ¿Cómo funciona la cadena de suministro farmacoquímica?

Sin entrar en detalles farragosos, vamos a mencionar cómo funciona la cadena de suministro. Los elementos más importantes son los productores, los mayoristas y las farmacias, con agentes intermedios según la configuración del mercado en los distintos países.

Fabricantes de medicamentos con receta

En general, según lo que producen, los fabricantes de medicamentos se clasifican en las siguientes categorías:

  • Productos patentados con el nombre de la marca (Pfizer, Merck, Novartis) 
  • Productos genéricos (Mylan, Roxane, Barr)
  • Productos biológicos
  • Productos biosimilares (versiones de productos biológicos similares biológicamente) 

Los fabricantes de productos patentados dedican una parte de sus ingresos a investigar nuevos productos mientras que, normalmente, los que fabrican productos genéricos no suelen hacerlo. Su objetivo suele ser fabricar compuestos genéricos que compitan directamente con los patentados una vez que la patente haya caducado.

Los fabricantes, siempre dependiendo de la regulación de cada país, gestionan la distribución de productos hasta llegar a los mayoristas y en algunas ocasiones a gobiernos y cadenas de hospitales públicos y privados, como hemos visto recientemente en la gestión de la vacuna contra la COVID-19, cuya adquisición han negociado directamente gobiernos nacionales, regionales y supranacionales como la Unión Europea.

Distribuidores mayoristas farmacéuticos

El papel del mayorista en la gestión de la cadena de suministro es hacer que el proceso de compra de medicamentos sea más eficiente.

Los distribuidores mayoristas son el puente que une las farmacias y los fabricantes de medicamentos y productos sanitarios con y sin receta.

En España, el panorama es especialmente interesante. Es el país que más farmacias por habitante tiene del mundo, con 47 por cada 100.000 personas.

Para abastecerse de productos farmacéuticos, las farmacias recurren a cuatro empresas mayoristas que prácticamente dominan el mercado: Cofares, Alliance Healthcare, Grupo Hefame y Fedefarma.

Su cuota de mercado abarca el 50% de las operaciones, lo que supone un dominio importante aunque no absoluto. En total, los principales diez grupos logísticos en España suman unas ventas de 13.000 millones de euros.

Farmacias

Al contrario de lo que sucede en otros países, en España las oficinas de farmacia no forman cadenas y la presencia de la venta de medicamentos con receta por internet es inexistente debido a la regulación que lo impide.

Sin embargo, sí existe una creciente comunidad ecommerce de productos de parafarmacia que ha visto su actividad incrementada a raíz de la crisis sanitaria.

En lo que se refiere a productos con receta, las farmacias abarcan el 75% del mercado de medicamentos, mientras que el 25% restante queda en manos de hospitales y clínicas, especialmente en los grandes núcleos urbanos.

La industria química en España

Para el objeto de este artículo es importante destacar que cuando hablamos de industria farmacéutica, estamos pisando muchos factores y elementos de la industria química.

Al final, fabricar y comercializar un producto químico como un detergente o un gel hidroalcohólico es un proceso similar al de fabricar un medicamento, con o sin receta. La única diferencia entre ambos es la regulación a la que están sometidos.

El aspecto internacional de la industria

No podemos obviar en este análisis del estado de la distribución farmacéutica y farmacoquímica que en España se fabrican muchos productos que se comercializan más allá de nuestras fronteras.

La tendencia general del mercado es buscar proveedores logísticos locales con experiencia en logística avanzada y cumplimiento para asegurar que los productos se entregan no solo en tiempo, sino también en forma.

El sector farmacoquímico es especialmente sensible a estas dos condiciones, ya que los requisitos para la distribución son mucho más estrictos que en ningún otro sector.

Con motivo de la explosión del mercado logístico farmacoquímico surgido de la crisis del coronavirus, Grand View Research ha creado el informe Pharmaceutical Logistics Market Size, 2021 – 2028.

Entre los datos más valiosos que encontramos en este informe destaca el tamaño del mercado global, que se valoró en 73.300 millones de dólares en 2020. Se espera que entre 2021 y 2028 crezca anualmente un 8,5%.

Y, como señala el informe, no es solo cuestión de la crisis sanitaria que estamos viviendo. Como tendencia que está llamada a quedarse, se señala la creciente demanda de medicamentos de venta libre como vitaminas, minerales y suplementos vitamínicos, así como de otros productos químicos que se han convertido en primera necesidad como los geles hidroalcohólicos.  

La disminución del coste de distribución está impulsando aún más la demanda de logística y, como consecuencia, se están generando un gran número de fusiones y adquisiciones. 

Además, como hemos señalado con anterioridad, la propensión a los riesgos asociados con la adulteración del producto durante el transporte, así como al incumplimiento de las regulaciones, estándares y pautas ha llevado a las principales empresas logísticas a invertir activamente en tecnologías de vanguardia como la telemática y la monitorización remota.

La digitalización en el sector de la industria farmacoquímica

A nadie sorprende estas inversiones en digitalización en una industria al alza. Y de hecho, son muchos los expertos que apuntan que la cadena de suministro en general ha salido fuertemente reforzada de la crisis sanitaria.

¿Por qué va a cambiar la cadena de distribución farmacéutica?

Si analizamos el caso concreto de la cadena de distribución farmacéutica, nos encontramos que hay cinco factores fundamentales que están provocando el cambio de paradigma. 

  1. Nuevos tipos de productos. Ciclos de vida más cortos en los productos provocan que los procesos de fabricación y distribución sean más complicados. Además, como hemos comentado, los diferentes tipos de productos (con frío, sin frío, con necesidades especiales de monitorización, etc.) propician la aparición de diferentes cadenas de suministro. Esto no quiere decir que surjan empresas especializadas en determinado tipo de productos, que también, sino que dentro de la misma empresa logística debemos contemplar necesidades diferentes. Es el caso de almacenes con secciones perfectamente diferenciadas donde se almacenan productos de distintos laboratorios con requisitos diferentes.
  1. Aumento de la transparencia. El aumento de la regulación y el impacto de un mayor control en la cadena de suministro ha propiciado un cambio de modelo.
  2. Ir un paso por delante. A medida que se hace más común el uso de productos y materias primas a nivel global, se hace evidente que la confianza en los proveedores es clave, pero también el control. Las pruebas de calidad internas, la trazabilidad desde el origen o la capacidad de auditoría de la cadena son cosas que los fabricantes y distribuidores deberían pensar antes de lanzarse a un nuevo mercado.
  3. Globalización de las soluciones. Las vacunas contra la enfermedad de la COVID-19 han puesto de manifiesto la importancia de la globalización. Desarrollos que se realizan en varios países a la vez, pruebas en diferentes regiones y ensayos globales están a la orden del día. El sector de la distribución farmacéutica tiene que pensar en global, aunque actúe en local y establezca asociaciones estratégicas a nivel nacional o regional.
  4. El apoyo de la tecnología. Pistolas en el almacén para capturar y cumplir con los requisitos de cumplimiento y trazabilidad, enfoque de dato único, análisis de operaciones avanzadas. Estas y otras muchas necesidades ya son una realidad para muchas empresas y les han permitido ser más competitivas.

El modelo de la cadena de suministro farmacéutica cambiará de la mano de la tecnología.

Retos de la producción en la industria farmacoquímica

Pero este sector, como el resto, tiene problemas con la digitalización. Hay que abordar muchos problemas y retos de las empresas de productos químicos antes de hablar de una digitalización completa.

Para entender un poco mejor en qué consisten los retos de la industria química y farmacéutica, vamos a desglosarlos en sus claves más importantes.

Qué es la trazabilidad

El sector farmacoquímico es uno de los más regulados que existen y debe cumplir con unas normas de trazabilidad muy exigentes que garanticen el origen y la transparencia de los productos y materias primas.

Esta regulación no solo afecta a los fabricantes, también afecta a la cadena de distribución en la medida en que todos los agentes son responsables del estado del producto hasta que llega al consumidor final.

Existen diversas agencias nacionales e internacionales cuya misión es velar por el cumplimiento de esta normativa. Las dos más importantes y quizás las más conocidas son la EMA (European Medicines Agency) en Europa y la FDA (Food and Drug Administration), que regula todo lo relativo a medicamentos y alimentación en Estados Unidos. Eso no significa que a nivel nacional no existan elementos regulatorios y de control.

En España, es la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios la encargada de garantizar la seguridad y eficacia de los medicamentos que consumen los ciudadanos. La AEMPS está adscrita al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y tiene una política de inspecciones, aprobaciones y controles que garantizan los principios que regula.

La trazabilidad afecta especialmente a determinados sectores o elementos de la cadena de suministro como son:

  • Departamentos y sistemas de control y calidad. Para que estos órganos regulatorios hagan su trabajo, es necesario contar con sistemas de control en varios departamentos de la empresa. En ocasiones la normativa exige pruebas e informes regulares a los que las agencias puedan tener acceso en caso de necesidad.
  • Registro de auditorías. El control y registro de las auditorías internas y externas en los procesos permite cumplir con la legislación vigente.
  • Trazabilidad: la asignación de lotes y números de serie a cada artículo permite la localización en cada punto de la cadena de suministro y de distribución. En Europa está vigente la Directiva de la Unión Europea 2011/62/UE que obliga a que todos los productos farmacéuticos que se distribuyen dentro de la UE tengan un número de serie o un código exclusivo. Dicho código está impreso en cada paquete para su seguimiento y localización hasta el origen.

La importancia de la trazabilidad en logística

No debemos perder de vista que la trazabilidad no es un requisito único de esta industria. Hay muchas otras áreas empresariales que pueden salir fuertemente reforzadas de este concepto, con ventajas como las siguientes:

Para los consumidores, la trazabilidad les ofrece confianza en la compra de productos y servicios, sobre todo en el mercado global donde los productos pueden provenir de rincones muy alejados del planeta.

Algo que es especialmente importante hoy en día, cuando los consumidores no siempre tienen claro de dónde proceden los productos que compran.

Para las empresas, la trazabilidad les ayuda a localizar aquellos puntos de la cadena de suministro que generan incidencias o cuellos de botella. Gracias a este sistema pueden mejorar continuamente sus operaciones con el objetivo de mejorar la calidad del servicio o de los productos que ofrecen.

Por último, la administración puede ofrecer a los ciudadanos las garantías que estos demandan cuando un producto se ofrece a la sociedad.

Tipos de trazabilidad logística

Si bien la trazabilidad es un buen sistema para seguir los productos a lo largo de la cadena de suministro, hay diversos tipos de trazabilidad que dependen de las necesidades de la empresa.

Trazabilidad interna y externa

Si una empresa desea controlar y mejorar la eficiencia de sus operaciones y la calidad de sus productos, pondrá en marcha sistemas de trazabilidad interna. El reto de este tipo de trazabilidad consiste en delimitar hasta dónde llegan los movimientos y manipulaciones que realiza la empresa.

En el sector farmacéutico y químico, por ejemplo, el reto será delimitar desde cuándo y hasta dónde alcanzan las operaciones de la empresa.

En este sentido, contar con una solución de codificación mediante SKU (código único de identificación) en el almacén para la gestión del inventario puede ayudar a las empresas a registrar sus operaciones.

Por ejemplo, una empresa que fabrique productos farmacéuticos, podrá tener registrada la mezcla de materias primas, lo que permitirá saber el origen de potenciales problemas.

La trazabilidad externa, por el contrario, se encarga de identificar y registrar productos y operaciones con productos más allá de los límites de la propia empresa. Abarca todos y cada uno de los pasos de la cadena de suministro y abarca también el desplazamiento por otros países. 

La trazabilidad externa también se puede ver beneficiada por los códigos SKU, al compartirse con otros agentes que gestionan los productos de la empresa. 

Trazabilidad hacia atrás y hacia delante

La trazabilidad hacia atrás es de gran utilidad para solucionar o para asegurar la capacidad de reacción de un productor cuando hay una alerta sanitaria.

Ayuda a seguir las fases por las que ha seguido el producto desde que se transformó hasta que se entrega. En la trazabilidad hacia atrás es posible identificar las materias primas que se utilizaron y las operaciones que se realizaron.

Por otro lado, la trazabilidad hacia delante o tracking permite seguir la ruta de una carga o lote, prediciendo rutas y fechas de entrega. Es un tipo de trazabilidad que vemos a diario cuando realizamos una compra online y se nos informa de la fecha estimada de entrega.

Almacén, el centro de la distribución farmacoquímica

Los altos estándares de la industria farmacéutica y química en general implican que este sector deba enfrentarse a desafíos únicos en lo que a almacenamiento se refiere.

Los productos deben almacenarse en condiciones controladas, por lo que se espera que las empresas implementen estrategias innovadoras y sofisticadas para mantener la calidad y la seguridad de los productos.

Estos son algunos de los requisitos únicos de los almacenes farmacoquímicos:

Control de temperatura y control lumínico

La mayoría de estos productos son sensibles a los cambios de temperatura o a la luz. Por ejemplo, fármacos como la insulina pueden perder su eficacia y se exponen de forma prolongada al calor.

Por lo tanto, el control de la temperatura y de la luz, así como de la humedad, es algo clave cuando se trata de almacenar productos farmacéuticos o químicos.

¿Qué pasa cuando hay diferentes tipos de requisitos de temperatura o humedad?

En este caso, el más común, es necesario que el almacén tenga diferentes compartimentos bien diferenciados para que los lotes puedan cumplir con los requisitos de almacenamiento marcados. 

Trazabilidad completa

Cuando se trata de este tipo de productos, la trazabilidad total dentro del almacén es esencial para controlar las fechas de caducidad. Por lo tanto, el diseño del almacén debe incluir un área de separación de existencias designada en la que se puedan clasificar las existencias aptas, retiradas, caducadas o devueltas.

Ambiente higiénico y estéril

Como en cualquier otro almacén que trabaje con materiales y productos susceptibles al polvo y los desechos, el almacén farmacoquímico debe gozar de un ambiente higiénico y estéril, libre de insectos, plagas o contaminación por olores o productos ambientales.

Esto implica inspecciones rutinarias, así como servicios específicos de limpieza que mantengan el almacén en condiciones óptimas de limpieza y esterilidad.

Seguridad

No debemos perder de vista que muchos medicamentos son drogas y por lo tanto, susceptibles de abuso por parte de los ciudadanos. En España existe un importante control en este sentido, pero eso no impide que exista una fuerte demanda de medicamentos en el mercado negro.

Como cualquier otro producto valioso, fuera o dentro del mercado, los almacenes responsables de la logística farmacéutica deben contar con los sistemas de seguridad adecuados y cumplir con la normativa existente.

Sistema de almacenamiento apropiado

Existe toda una industria dedicada a sistemas de almacenamiento inteligente que permite la visibilidad de las existencias en el almacén, un elemento imprescindible para que este funcione con eficacia.

Control de stock

Mantener cierto grado de control sobre las mercancías almacenadas es clave para una cadena de suministro eficiente. Las interrupciones en el suministro, los retrasos en los distintos puntos del flujo de mercancías y los problemas en el centro logístico son aspectos que debemos controlar si queremos aprovechar el potencial de este sector.

Un software de control de stock ayuda a los gerentes a realizar un seguimiento del inventario, tanto dentro como fuera del almacén. Por ejemplo, poder monitorizar los niveles de existencias en tiempo real puede ayudar a los gerentes a intervenir rápidamente si los suministros caen y la demanda sigue al alza. 

Mapping de almacén

La esencia de un almacén no es almacenar cosas, sino la entrada y salida eficaz de mercancías.

Para ello es esencial que el lugar físico y las gestiones asociadas a este tránsito (papeleo) sean eficaces y fáciles de gestionar.

Es decir, si localizar una mercancía o registrar un pedido entrante requiere de una gran carga de trabajo, todo será lento, ineficaz y poco inteligente.

Para solventar este problema se implementan multitud de tecnologías como las pistolas inteligentes, el software de gestión de almacén (SGA) y otras muchas más.

En este entorno, una gestión inteligente de los procesos dentro del almacén (pedidos recurrentes, productos en tránsito que no estarán mucho tiempo ahí) puede marcar un antes y un después.

Gestión documental

El sector logístico en general y el farmacoquímico en particular se distinguen por la gran cantidad de documentación que generan: albaranes, pedidos, facturas, seguros, partes, trámites en aduanas, pero también autorizaciones, permisos internacionales, documentos de origen y otros muchos más documentos necesarios para seguir los productos y garantizar su trazabilidad.

Es lógico que se generen errores humanos tanto en su gestión como en su digitalización, lo que puede provocar pérdidas económicas o mayores problemas si hay que hacer frente a una inspección.

La era paperless que se ha visto acelerada drásticamente por la COVID-19 ha puesto de manifiesto que el papel no es eficiente.

Contar con una solución de gestión documental dentro del software de gestión empresarial para la empresa de logística farmacoquímica es una excelente idea a la hora de hacer frente a este importante desafío.

Flotas

Junto con la entrada y salida de mercancías, la gestión de los pedidos implica tener una flota dedicada o contar con un socio de logística farmacoquímica que cubra este aspecto del negocio.

En este sector y en otros muchos, la gestión de la última milla se ha convertido en un tema recurrente y susceptible de digitalizarse para ser más eficiente.

La última milla es una de las claves del éxito del ecommerce, para también un aspecto clave en el sector farma, pues el destino final, las farmacias, deben tener el mismo servicio eficiente que los usuarios que compran por internet.

Aquí es donde entra en juego un buen sistema de gestión de flotas que optimice las rutas y permita a las mercancías llegar antes a los puntos de destino.

Los conductores pueden evitar atascos, accidentes o crear rutas inteligentes en función de pedidos de último minuto.

El seguimiento del pedido, típico del sector ecommerce no es exclusivo de este y cada día más demandado por todo tipo de agentes, en nuestro caso, hospitales, farmacias, centros logísticos y usuarios finales.

Análisis para mejorar la eficiencia

No podemos finalizar este repaso por los aspectos más desafiantes del almacén en el sector farmacéutico sin mencionar el análisis de todo lo que supone la gestión: entradas y salidas de productos y pedidos, tiempo de procesado, plazos de entrega, seguimiento de pedidos, eficacia de las flotas por mencionar solo algunos aspectos.

Gracias a la digitalización de la cadena de suministro con herramientas como SAP Business One, es posible realizar un seguimiento de todos los indicadores de medición importantes para la empresa en tiempo real, conociendo el estado real de todos los procesos clave.

Software de distribución para el sector farmacoquímico

Es evidente que el software de gestión y otras tecnologías pueden ser claves en el proceso de digitalización de la cadena de suministro.

Un software como SAP Business One puede adaptarse perfectamente a las necesidades del sector farmacoquímico. Entre la multitud de beneficios que podemos destacar de esta solución de gestión, destacan:

Robusta gestión de inventarios

SAP Business One cuenta con amplias funcionalidades destinadas a una correcta gestión de inventarios, lo que permite a las empresas del sector farmacoquímico controlar todos los movimientos de entrada y salida de mercancías.

Además, permite gestionar las relaciones con clientes, los proveedores o las relaciones internas entre distintos almacenes de la empresa. Todo ello, con una detallada valoración basándose en distintos criterios de valoración como el FIFO, coste medio ponderado o el coste estándar. 

Además, este potente gestor de inventario permite la trazabilidad de todos los artículos que gestionen números de lote o series. 

Gracias a la trazabilidad, es posible responder a preguntas cómo:

  • ¿A qué cliente se le ha vendido? 
  • ¿Dónde he entregado esa mercancía? 
  • ¿A qué otros clientes se le ha vendido? ¿Cuándo? 
  • ¿Qué materias primas se consumieron para producirlo? 
  • ¿Qué lotes o series de materias primas se consumieron? 
  • ¿A quién se adquirieron los lotes o series consumidos? 
  • ¿Qué lotes o series de producto terminado tienen un lote o serie de materia prima determinado?

Adicionalmente, gracias a la SAP Business One, la empresa puede gestionar las ubicaciones de los almacenes, para tareas de picking, almacenamiento y control de stock en cada una de ellas. 

También permite realizar todos los movimientos de almacén mediante pistolas, lo que facilita las tareas de picking, traslado o consumo de materias primas, así como realizar inventarios, impresión de etiquetas, paletizados u otras operaciones típicas de almacén.

Gran capacidad de gestión de clientes

SAP Business One tiene un proceso de ventas completo que permite gestionar el ciclo de ventas habitual, desde una oferta hasta el cobro de la factura. Funciones como el control de crédito, la gestión de cuentas a cobrar o la facturación también electrónica pueden realizarse de manera sencilla con este sistema.

Pero no solo eso. Las capacidades de SAP Business One permiten integrar pedidos a través de herramientas como EDI o webservices con los que automatizar la entrada de pedidos de venta.

También cabe mencionar que para SAP Business One no es extraño al auge de las aplicaciones móviles. Cuenta con dos aplicaciones para Android e IOs denominadas SAP Business One Mobile Sales y Mobile Service orientadas a la gestión de clientes desde el punto de vista de venta y desde el de servicio técnico.

Además, el cliente potente cliente web permite conectarse desde cualquier navegador tanto para consultar información de clientes como para realizar transacciones habituales.

Producción y aprovisionamiento

Para aquellas empresas que no solo distribuyen sino que también son fabricantes,  SAP Business One posee herramientas para poder controlar todo el proceso productivo. 

Partiendo de la definición de listas de materiales, pueden gestionar hojas de ruta, materias primas, así como recursos de producción. Es posible tener un coste estándar del producto terminado basándonos en el coste estándar de sus componentes y así poder estimar la rentabilidad que nos dejará dicho producto y saber su viabilidad. 

La creación de órdenes de fabricación se puede realizar desde el planificador de necesidades o desde un gestor de aprovisionamiento. En cualquiera de los casos, desde una necesidad que puede provenir, por ejemplo, de un pedido de ventas, un nivel de stock a cubrir o una previsión de ventas, podemos lanzar masivamente órdenes de fabricación y pedidos de compra de sus materias primas. 

En ellos podemos tener en cuenta los tiempos de aprovisionamiento o de fabricación para conocer si vamos a poder cubrir la demanda. Además, en el caso de los recursos ya sean máquinas o personal, podemos establecer las capacidades que disponemos de ellos para saber si tenemos necesidades internas adicionales o poder realizar una correcta planificación de la producción.

Unido a la gestión de inventarios que hemos comentado con anterioridad, podemos tener una trazabilidad total de los lotes o números de serie que se hayan consumido de materias primas, así como creadas de producto terminado.

Todo esto permite que la implantación de SAP Business One pueda ser certificada en procesos como el de buenas prácticas de fabricación (GMP), de integridad de datos, o de requerimientos de usuarios (URS) necesarios para poder distribuir productos químicos o farmacéuticos en algunos países.

Potente capacidad de información

Un sistema no sería tal si no se pudiese explotar la información que genera. SAP Business One y en especial la versión sobre SAP Hana tiene un extraordinario sistema de información, además de una experiencia de usuario avanzada.

No solo es simplemente un sistema de informes que permite explotar la información basándonos en tablas o gráficos bien con herramientas propias o mediante Microsoft Excel, sino que adicionalmente nos permiten una gestión activa de la empresa. 

Podemos convertir la pantalla principal de SAP Business One en todo un cockpit donde fácilmente podemos tener ratios que nos indiquen, por ejemplo, la cantidad de pedidos abiertos, los pedidos retrasados, la evolución de la facturación o de la deuda de clientes. Además, todos estos indicadores pueden alertarnos mediante colores o gráficas de su evolución. 

Esta gestión de indicadores se puede llevar a clientes de manera individual. Podemos construir indicadores que se ejecuten desde la ficha de clientes y así conocer la rentabilidad de un cliente, los productos que compra habitualmente o la evolución de su facturación. Además, SAP Business One para SAP Hana contiene un potente cuadro de mandos de cliente por defecto denominado 360 que permite conocer la situación del cliente de un simple vistazo.

Mejores prácticas de empresas de distribución

Cerramos este extenso artículo con la enumeración de mejores prácticas de empresas logísticas debido a que muchas de ellas mencionan que no pueden crecer o avanzar sin alinear sus objetivos con las iniciativas de IT.

¿Cómo pueden las empresas distribuidoras encontrar un equilibrio entre modernización y digitalización y flexibilidad y agilidad? 

La respuesta se encuentra en cuatro mejores prácticas que respaldan la innovación del modelo de negocio y sientan las bases para un crecimiento rentable.

Desarrollar una hoja de ruta de IT. La regla básica que garantiza una modernización de éxito en el área de IT implica tres requisitos críticos: menor coste, más ingresos y mejor uso de los datos para tomar decisiones. 

Por desgracia, el 80% de las empresas no se alinean bien con estos objetivos, lo que puede complicar la implementación de un software ERP que permita una verdadera modernización.

Adoptar un ERP inteligente y tecnologías que permitan navegar en tiempos de incertidumbre. Para escalar tu negocio o, simplemente, sobrevivir en tiempos convulsos, los distribuidores necesitan modernizar su infraestructura de IT con las últimas tecnologías y herramientas.

Cada vez más, las empresas demandan aplicaciones y entornos de trabajo que sean capaces de evolucionar con las dinámicas del mercado. En este sentido, la última generación de ERPs del mercado debe responder a las necesidades de mercados cambiantes en continua evolución sin que sea necesario detener las operaciones o realizar grandes adaptaciones.

Gestionar el cambio con estandarización. Los procesos de las empresas del sector distribución son complejos por naturaleza. De hecho, el 52% de las empresas afirman que la actualización de los procesos comerciales es un desafío importante cuando hay de por medio una implementación o actualización de ERP.

Sin embargo, incluso la empresa más estructurada se da cuenta de que su control sobre los procesos puede deteriorarse con el tiempo, lo que puede conducir a una menor productividad. Está claro que la estandarización de los sistemas y aplicaciones centrales es vital para la gestión de cambios y las operaciones, así como disminuir las ineficiencias y aumentar la adopción por parte de los usuarios.

La adopción rápida de nuevas tecnologías es un acelerador de la organización. Cuanto más rápido se puedan implementar nuevas tecnologías más rápido podrán cosechar los beneficios las empresas de distribución.

Las soluciones pre parametrizadas específicas para cada sector, como es el de distribución farmacéutica, pueden ayudar a las empresas a ser más competitivas en tiempo récord.

Como conclusión

Las empresas de distribución farmacoquímica tienen un enorme potencial de crecimiento y digitalización en los próximos años.

La fortaleza de la cadena de suministro puede verse beneficiada de la digitalización gracias a nuevas tecnologías y soluciones de gestión empresarial que les permitan hacer negocios a nivel global de forma más rápida, más eficaz y más segura.

Atender a los riesgos y particularidades específicas de este sector es importante, así como adoptar las buenas prácticas de las empresas distribuidoras en general.

Si deseas más información sobre cómo digitalizar tu empresa de distribución farmacéutica o química y un socio tecnológico que te acompañe en esta aventura, consúltanos sin compromiso en el siguiente formulario.

 

Contacta con nosotros sin compromiso

Descarga el folleto de SAP Business One starter package

Formulario de origen

Acepto la política de privacidad