La tasa de utilización de la capacidad es una de esas métricas a las que no muchas empresas prestan atención. Y es una pena, porque como veremos en este artículo, ofrece a las empresas de producción y en general a cualquier empresa, una información crucial para planificar el futuro y analizar el presente.

¿Qué es la tasa de utilización de la capacidad?

La tasa de utilización de la capacidad es la relación entre la producción real y la producción potencial que se puede obtener si la empresa rindiera al máximo.

También se puede definir como la métrica utilizada para calcular la tasa a la que funcionarán los niveles de producción en el futuro. Se expresa en un porcentaje y refleja la utilización total de los recursos y cómo se puede aumentar la producción.

¿Por qué es importante?

La tasa de utilización de la capacidad es un indicador fundamental para calcular la eficiencia de uso y gestión de los recursos de tu empresa.

El indicador puede señalar, por un lado, el uso ineficiente de los recursos de la producción; y por el otro lado, el uso excesivo o deficiente. En ambos casos, nos indica un problema que debemos tener en cuenta y que afectará a la toma de decisiones en el futuro.

Otra de sus principales ventajas es el aumento de beneficios. Puesto que muchos costes de producción son fijos, si se aumenta la eficacia de la gestión de productos, la producción aumentará y por tanto el margen de beneficios.

Como puedes comprobar, las aplicaciones del cálculo de la tasa de utilización de la capacidad de una empresa son múltiples y pertinentes si quieres aumentar la eficacia de tu producción.

¿Cómo se calcula la tasa de utilización de la capacidad?

La tasa de utilización de la capacidad se mide dividiendo la capacidad total utilizada durante un período específico por la capacidad de producción total o los niveles óptimos y multiplicando por 100.

Cómo calcular la tasa de utilización de la capacidad

¿Una capacidad de utilización del 50% es buena o mala? ¿Por qué?

Aunque la lógica nos diga que lo ideal es operar al máximo de la capacidad, la realidad es bien distinta.

No es nada raro que al operar al máximo de la capacidad permitida tensionemos innecesariamente la maquinaria, provocando fallos técnicos o que disparemos los gastos de personal.

Por eso, conviene recordar que la tasa de utilización de la capacidad no consiste en determinar nuestro máximo y alcanzarlo, sino en un uso más eficiente de los recursos, el equipo y el personal.

Baja capacidad

Forzar al máximo la tasa de capacidad de utilización no es una opción, pero mantenerla por debajo del 50-70 por ciento, tampoco.

Tener una tasa a estos niveles puede significar muchas cosas, como por ejemplo, que no hay suficiente demanda para nuestro producto. Como consecuencia, se puede presentar el uso ineficiente del espacio, los recursos, el equipo y el personal, la caída de las ganancias o el deterioro de la calidad del producto.

¿Cómo maximizar la tasa de utilización de la capacidad en distribución?

A continuación te presentamos algunas formas innovadoras para mejorar la utilización de la capacidad.

Planifica la producción

Emprender cualquier negocio requiere de cierta capacidad de planificación y cuanto más planifiques, mejor.

Los beneficios son bastante obvios: podrás adelantarte a los posibles problemas, podrás hacer un uso más eficaz de los recursos y un mayor aprovechamiento del tiempo disponible.

Gracias a las distintas soluciones de software de gestión empresarial aplicadas a la producción, como es el caso de SAP Business One, podrás conseguir una planificación más detallada y eficaz.

Maximiza la utilización = aumentar las ganancias

Se dice que no hay mejor hombre de negocios que aquel que conoce su producto, y por tanto la demanda. No hay mejor manera de lograrlo que conocer todos y cada uno de los detalles de tu producto y tu mercado. Aunque esta frase no es del todo cierta, aún falta un ingrediente en la ecuación: conocer al detalle tus propias capacidades.

Con toda esta información ya puedes empezar a operar. Ten en cuenta todas las situaciones posibles y crea ideas innovadoras para maximizar la utilización.

Toma de decisiones estratégicas

El avance estratégico es crucial para el desarrollo empresarial. Te llevará a diferenciarte de tus competidores y serás más atractivo para los inversores. Antes de trazar tu estrategia, ten en cuenta lo siguiente: tiene que estar orientada a expandir tu negocio con bajas tasas de producción para obtener el máximo beneficio.

Evoluciona de forma sostenida

Comienza por una capacidad más baja de lo ideal para poder equilibrar tus finanzas. Después, aumenta tu capacidad a medida que aumente la demanda de los productos.

Pagar de más por una producción menor puede afectar a tus ganancias, pero puede servirte de punto de partida si no cuentas con datos históricos con los que realizar predicciones.

Subcontrata

Hay distintas formas de subcontratación. La que más te interesa para maximizar la tasa de utilización de la capacidad y las ganancias es producir para otras empresas. De esta forma, no solo estás añadiendo valor a tu negocio, sino también incrementando el valor de otros negocios. Aunque no siempre es la opción más adecuada, no pierdas de vista esta opción si tu demanda no es lo suficientemente importante como alcanzar la tasa ideal.

Fórmula para calcular la tasa de utilización de la capacidad

La fórmula matemática para calcular la utilización de la capacidad es la que hemos contemplado hace un momento. Conviene recordar que la tasa ideal no es del 100%, porque poner tu capacidad al máximo puede poner en riesgo otros aspectos de tu empresa.

Ejemplo de tasa de utilización en una empresa

Imagina que tienes una empresa que produce 10.000 unidades y llegas a la conclusión de que lo ideal es que produzcas 20.000.

En este caso, la tasa de utilización de la capacidad de tu empresa es del 50% [(10.000 / 20.000) * 100].

Aunque un 50% puede parecer algo bajo, deberás tener en cuenta lo que implica aumentar esta cifra hasta el 80%, un número que se considera ideal.

¿Más materias primas? ¿Más personal? ¿Más turnos? No pierdas de vista todos estos aspectos, porque la capacidad de producción siempre implica una inversión mayor. Lo verdaderamente determinante es si merece la pena desde el punto de vista financiero, porque tu empresa tenga capacidad de vender esas unidades o porque hay mercado para ello.

Para terminar este artículo, te recomendamos que antes de hacer ningún cálculo, o tratar de hacerlo a mano, consideres un software de gestión empresarial que pueda ayudarte a tomar decisiones estratégicas. La tasa de utilización de la capacidad siempre es más fácil de calcular con un sistema líder como SAP Business One.

 

Contacta con nosotros sin compromiso

Descarga el folleto de SAP Business One starter package

Formulario de origen

Acepto la política de privacidad