La implementación de un ERP se considera, a menudo, el camino a la agilidad empresarial. Seguro que el concepto te suena: se adopta un ERP que permite ver en tiempo real los datos necesarios para tomar decisiones rápidas y estratégicas. Por arte de magia, el negocio se vuelve más flexible y se adapta con facilidad.

Lamentablemente, no es tan sencillo. Tener un ERP versátil depende de los ecosistemas subyacentes. Muchos ERPs monolíticos no son capaces de gestionar ciertos tipos de entrada sin una sobrecarga excesiva. Al mismo tiempo, las soluciones en la nube más modernas pueden depender tanto de la infraestructura subyacente y las configuraciones de la plataforma que las empresas no pueden alterar fácilmente la arquitectura del sistema.

¿De qué depende entonces la flexibilidad de un ERP?

De poder ajustar la interfaz y los componentes de la aplicación del ERP sin restricciones y de forma sencilla. Normalmente, esto implica realizar cambios profundos en el código y las bases de datos subyacentes, un proceso costoso y que requiere mucho tiempo. Las soluciones líderes lo están cambiando mediante arquitecturas centrales más flexibles, creando un mayor grado de libertad para el usuario.

El problema de la flexibilidad de un ERP

En esencia, un ERP está diseñado para proporcionar datos empresariales que hacen que la información sea accesible para los usuarios en línea con los procesos que están completando. Esto se logra mediante la creación de una base de datos robusta que puede albergar y organizar información.

Por ejemplo, los ERP son de gran ayuda en la gestión de la cadena de suministro porque permiten a las partes interesadas (compras, gestión de proveedores, contabilidad, almacenamiento, etc.) ver los mismos datos en el mismo lugar. 

En este caso, la base de datos del ERP estaría integrada con soluciones que hemos mencionado en Artesap en otras ocasiones, como en el caso de estudio de software avícola, con escáneres de códigos de barras utilizados para recopilar los datos necesarios para mejorar la eficiencia del almacén.

Esta facilidad para almacenar y acceder a los datos es de gran valor, pero requiere una integración profunda entre el ERP y varios sistemas externos. 

También es esencial organizar los flujos de trabajo de datos backend para alinearlos con los procesos. Estos problemas ponen en perspectiva las limitaciones de muchas soluciones ERP. 

Por ejemplo, si se producen cambios en la organización o en los procesos comerciales, la necesidad de crear código personalizado y migrar datos puede representar barreras importantes a la hora de implementar un ERP.

Todos estos problemas se derivan directamente de la falta de flexibilidad de un ERP. Ajustar la configuración de un ERP después de que cambien los procesos comerciales, por ejemplo, depende de poder actualizar fácilmente las interfaces. En la mayoría de los ERPs, se requiere escribir código personalizado para ajustar la arquitectura central. Si te encuentras inmerso en un cambio organizacional, deberás lidiar con nuevos procesos.

En definitiva, la flexibilidad de un ERP y la de una empresa están entrelazadas. Si estás bloqueado en un ERP heredado, pierdes flexibilidad. Una solución de gestión empresarial verdaderamente flexible te permitirá realizar cambios fáciles en el día a día y evitar este tipo de bloqueos.

Marcos de soluciones ERP y su impacto en la flexibilidad

Las versiones de ERP tradicionales tienen base local, es decir, se instalan en los servidores de la empresa. Aunque suelen estar listas para usar con una gran variedad de módulos, a menudo las empresas las personalizan para que se adapten a sus necesidades y procesos específicos.

La desventaja de este sistema es que normalmente este tipo de implementación de ERP suele llevar aparejado grandes gastos en consultoría, por no hablar de los meses necesarios para su implementación, así como la necesidad de actualizaciones y mantenimiento continuo.

Estos sistemas tradicionales se están sustituyendo a gran velocidad por soluciones de ERP en la nube.

Si bien el potencial de la nube es innegable, es importante señalar que tiene algunas limitaciones de flexibilidad.

ERP en la nube, potente pero con limitaciones

La nube tiene una ventaja importante y nada desdeñable: como muchos ERPs se crean de forma modular, se pueden añadir fácilmente nuevas funciones al sistema sin necesidad de tener que realizar cambios en el backend. 

Sin embargo, estos módulos generalmente funcionan dentro del mismo ecosistema general, lo que significa que no puedes realizar alteraciones sutiles y específicas del proceso sin un trabajo de programación extenso dentro de un ERP en la nube de código abierto. 

En términos más simples, un ERP en la nube ofrece más flexibilidad que una solución tradicional, pero no está exento de retos cuando se trata de retocar el sistema para que se adapte a tus necesidades específicas.

En algunos casos, simplemente no puedes alterar los flujos de trabajo de datos subyacentes o las interfaces en una configuración de ERP cloud.

Qué flexibilidad puedes esperar de un ERP

Es obvio que si tu ERP no se adapta a las necesidades de tu empresa, no es flexible. Lo que no parece tan obvio es qué grado de personalización debes esperar o hasta dónde puede llegar un ERP.

Estas son algunas de las cosas que deberían estar presentes siempre que hablamos de ERP flexible.

Habilidad para crecer 

Si tu empresa puede comenzar a utilizar las funciones que necesita con inmediatez y desbloquear nuevas funciones adicionales a medida que cambian sus necesidades sin tener que mejorar todo el sistema, estás ante un ERP flexible.

No solo minimiza los riesgos de implementación, sino que reduce el coste total de propiedad de tu sistema.

Todo en un solo sistema

El ERP flexible debe poder manejar diferentes idiomas, monedas y estándares de contabilidad, todo en un solo sistema, así como administrar múltiples ubicaciones de la empresa, implementarse automáticamente y ejecutarse sin problemas. 

Por eso, la flexibilidad es imprescindible en el desarrollo y mantenimiento de productos y para respaldar la gestión y el control integrales.

Que sea competitivo

Las empresas deben tener la libertad de explorar nuevas tecnologías con el fin de crecer y seguir siendo competitivas con un ERP autosuficiente y fácil de expandir para automatizar los procesos comerciales, haciéndolos accesibles y fáciles para toda la organización. 

Con la dinámica competitiva que estamos viviendo y el ritmo al que cambia el panorama en casi todas las industrias, muchas empresas no saben cuál será su modelo de negocio en los próximos 2-3 años. 

Por eso, tu ERP y toda la infraestructura de IT debe cambiar y adaptarse a tecnologías, tendencias y cambios disruptivos como los que estamos viviendo.

Si quieres conocer el ERP que cumple con todos estos estándares de flexibilidad de un ERP, SAP Business One, no dudes en solicitar una demo con Artesap, estaremos encantados de mostrarte todo su potencial.

Contacta con nosotros sin compromiso